Etiqueta: Ernesto Zedillo

Adiós a las pensiones de los ex Presidentes de la República, ya es un hecho

Adiós a las pensiones de los ex Presidentes de la República, ya es un hecho

Política Hoy
Este lunes el Diario Oficial de la Federación publicó la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, que pone fin a las pensiones de los expresidentes y limita los salarios que recibirán los servidores públicos, con lo cual ninguno de ellos podrá ganar más que el Jefe del Ejecutivo. El presidente del Senado, Martí Batres, celebró la publicación de esta legislación que elimina las prestaciones, jubilaciones, créditos, préstamos y anticipos no contemplados en ésta, así como los pagos no autorizados. Esta legislación aplicará a los poderes Legislativo, Judicial, tribunales administrativos, la Procuraduría General de la República, la Presidencia y otras dependencias federales, así como a organismos y empresas del sector paraestatal. Así, toda percepción en efectivo o en
No son Presidentes, pero tienen un gran poder político

No son Presidentes, pero tienen un gran poder político

Política Hoy
Algunos han sido –además de apoyos invaluables para ellos– personajes muy poderosos. En algunos sexenios, las dos características –el poder y la confianza– se juntaron en la figura del secretario particular del Presidente. En cien años de vida constitucional del país, ha habido secretarios particulares dominantes y otros de perfil muy discreto. Entre los primeros hay que destacar a Enrique Rodríguez Cano, con Adolfo Ruiz Cortines; Humberto Romero Pérez, con Adolfo López Mateos; Emilio Gamboa Patrón, con Miguel de la Madrid, y Liébano Sáenz, con Ernesto Zedillo. En los sexenios de Adolfo Ruiz Cortines, Luis Echeverría y José López Portillo el poder se separó de la confianza en el primer círculo presidencial. En esos años existió la Secretaría de la Presidencia, encargada de coordinar
Cuando veas las barbas de tu gobernador cortar, pon las tuyas a remojar

Cuando veas las barbas de tu gobernador cortar, pon las tuyas a remojar

Política Hoy
Represor, autoritario, mercenario de la izquierda, déspota, corrupto, nepotista, traidor, ladrón, sátrapa. Son algunos de los calificativos que le dan, en Morelos, a quien hasta el lunes fue su gobernador. Me recuerda un caso muy similar, el de Mario Villanueva Madrid, alias El Chueco, ex gobernador de Quintana Roo, actualmente preso. Villanueva gozaba de una enorme popularidad en su natal Chetumal. Su carrera política fue meteórica. En apenas seis años pasó de ser diputado local (1987), presidente municipal, senador y gobernador en 1993. Nunca cumplió el periodo completo en ninguno de sus cargos. Fue cuando asumió la gubernatura que enloqueció de poder. “En mi estado mando yo”, decía. Enfureció tras conocer una encuesta ordenada por las cámaras empresariales de Cancún, donde 56 % re
Los remordimientos de Neto Zedillo

Los remordimientos de Neto Zedillo

Fuera de lugar
Él lo dijo y no, no se refirió al famoso “de diciembre”. Se refirió a la política de drogas durante su sexenio (y, por lo tanto, de los que le siguieron). La trampa de la prohibición los atrapó a todos. Poco a poco, desde un lugar de profunda honestidad intelectual, muchos de ellos están reconociendo su error. Los presidentes de México de los últimos 30 años ya no comparten aquella idea con la que gobernaron. Durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, la palabra legalización no fue nunca opción. Aun años después, en 2011, con el PRI a punto de regresar a Los Pinos, CSG declaraba a un diario colombiano: “Proponer la legalización de la droga en nuestros países es un error mayúsculo (...) En todo caso, esa tendría que ser una discusión global y empezar por EU, y ahí no se ve ninguna
López Obrador quiere ser el mejor presidente de México y Peña Nieto ya se ganó un lugar en la historia del país

López Obrador quiere ser el mejor presidente de México y Peña Nieto ya se ganó un lugar en la historia del país

Política Hoy
El presidente ahora lo sabe: la elección del Estado de México no fue el laboratorio que refrendaría la presidencia y no siempre un candidato puede revertir una baja intención del voto como llegó a expresarlo. En síntesis, la supuesta habilidad política de Peña Nieto quedó hecha pedazos: su candidato nunca pasó del tercer lugar y su partido está al borde de la extinción. Así las cosas, mientras López Obrador sueña con pasar a la historia como el mejor presidente, Peña Nieto se enfila para ser recordado como uno de los más cuestionados. Se puede predecir que la pesadilla está por comenzar, por más promesas y acuerdos que tenga con el futuro mandatario, las circunstancias determinan las acciones y el derrotero de los gobiernos y, cuando hay necesidad, el pasado puede ser una puerta de sali