¿Qué sería de mi vida sin San Google?

¿Qué sería de mi vida sin San Google?
Comparte en tus redes
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Desde hace un par años mis teléfonos celulares se encuentran en una habitación diferente a la que duermo y es por eso que consultar estos aparatos no es lo primero que hago al despertar, ni lo último al dormir, sin embargo, sí son las herramientas de mi segunda actividad del día que es ver WhatsApp, Twitter, Nuzzle y después de la regadera escuchar un podcast y a partir de ahí casi todo lo que hago se da con un teléfono móvil en la bolsa o en la palma de la mano.

El sistema operativo de mis teléfonos es Android, mi navegador en internet es Chrome, el texto que está usted leyendo, apreciable lector, se escribió en Drive de Google.docs. En un día típico como el de ayer, hago unas diez búsquedas en Google, de acuerdo con mi historial veo unos tres videos en YouTube, envié cinco correos electrónicos y leí más de treinta en Gmail, además de consultar tres veces los mapas.

Hace 20 años ninguno de estos productos existía. Hace dos décadas nació Google, una compañía que tiene un valor de capitalización de mercado de 834 mil millones de dólares. El año pasado sus ingresos fueron de 110 mil millones de dólares y sus utilidades fueron de 12 mil 662 millones de dólares. La mayor parte de los ingresos de Google se obtienen gracias a los anuncios que despliega en alguna de las interacciones que tengo con alguno de sus productos en un día cotidiano.

Relacionado...  2018: año de procesos electorales en las redes sociales

Una de las claves que explica el enorme crecimiento de Alphabet, controladora de Google, son los montos que invierte en investigación y desarrollo que representan el 15 por ciento de sus ingresos. El año pasado dicho rubro representó 16 mil 625 millones de dólares que son más que la valuación de Bimbo y Cemex juntas. El enorme monto que dedica a investigar y desarrollar explica también el crecimiento de productos que dominan la vida cotidiana de una buena parte de la humanidad y que nacieron de esta capacidad para desarrollar plataformas útiles como Google Noticias, Street View, etcétera, etcétera.

Más allá de lo económico, a veinte años de Google el saldo es más positivo que negativo para la humanidad, ya que ha empujado agendas como la neutralidad de la red lo que ha permitido que internet siga siendo un espacio con barreras de entrada bajas para nuevas ideas, además de que también ha promovido el flujo de información y ha descongestionado la concentración de la misma. Ahora los regímenes autoritarios tienen mayores dificultades para controlar la información, aun cuando no hay Google. No obstante, también implica que la desagregación de información genera realidades segmentadas, aunque en ello redes sociales como Facebook ha tenido un papel mayor.

Google y sus 80 mil empleados deben llegar con preguntas profundas: ¿Cómo generar contrapesos internos para evitar las tentaciones como la de DragonFly? De acuerdo con el sitio de periodismo The Intercept, un grupo de ingenieros de la compañía desarrollaba un buscador que cumpliera con los criterios de censura del gobierno chino, lo que le permitiría a Google participar en el mayor mercado de internet en el mundo a cambio de abrir una puerta muy peligrosa, no únicamente en el país asiático.

Relacionado...  Yo vote por ellos, ¿cuál es el pedo?

Otra pregunta sería ¿Qué es más peligroso? una plataforma que pase la prueba de Turing o un equipo de ingenieros al que no le importe aplicarla. ¿Cómo ayudar a que en la dinámica de la destrucción creativa, planteada por Schumpeter, la tecnología no incline la balanza hacia la destrucción? En general, Larry Page y Sergey Brin se pueden sentir muy complacidos de sus primeros 20 años con Google, sin embargo, en las próximas dos décadas la dinámica será mucho más binaria.


Comparte en tus redes
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *