Cambridge Analityca y sus fake news en México

Cambridge Analityca y sus fake news en México
Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Es el inicio de una primavera caliente en México, con una campaña electoral que definirá en mucho más de lo que algunos creen el futuro del país. Esta será una campaña también diferente, distinta a las que tuvimos en los 24 años que han pasado desde aquella de 1994 marcada por el levantamiento zapatista, el ingreso al TLC y el asesinato de Colosio.

Será distinta porque lo es el país, la política y los partidos, pero, sobre todo, porque existen demasiados factores que están y estarán fuera de control. Un ejemplo es el caso de Cambridge Analityca, la empresa británica, financiada por el millonario ultraderechista Robert Mercer y patrocinada por el exasesor de Donald Trump, Stephen Bannon, quien utilizó 50 millones de perfiles con datos personales de Facebook para influir en las elecciones de Estados Unidos, las que llevaron al triunfo de Trump, pero también en otros procesos electorales, como en el referéndum del Brexit y que, según la investigación del New York Times, habría intervenido en países de África y el Caribe, pero también habrían ofrecido su trabajo en México.

No hay datos concretos sobre hasta dónde ha llegado Cambridge Analityca en México, pero el hecho es que la capacidad para la protección de los datos personales es mucho menor en nuestro país que en naciones como Gran Bretaña o Estados Unidos (¿qué mejor ejemplo que el padrón electoral vendido por dirigentes de Movimiento Ciudadano que se podía comprar en redes, vendido por una empresa a la que por cierto ese partido ha vuelto a contratar para que lo apoye en este proceso electoral?) y la dependencia que tenemos de la información en las redes sociales es cada vez más alta. No terminamos de comprender que las redes son grandes instrumentos de comunicación, pero que la calidad de la información que se difunde en ellas es muy baja, cuando no es lisa y llanamente falsa. El INE y Facebook establecieron algunos acuerdos para evitar la proliferación de fake news, noticias falsas, en el proceso electoral, pero no se percibe control alguno al respecto.

Relacionado...  2 ex presidentes millenian y tuiteros en México

Tampoco que estemos preparados para impedir intervenciones como la de Rusia en los comicios estadunidenses (una intervención relacionada directamente con la de la empresa Cambridge Analityca y que usó también a Facebook como plataforma principal para las fake news). Algunos políticos, sobre todo López Obrador, quizás porque podría ser uno de los beneficiarios de esa intervención, lo han tomado a broma, con lo del submarino ruso que le llevaría el oro de Moscú o el lopezobradovich, pero lo cierto es que ya existen fuertes indicios sobre la misma e, incluso, algunas de las cuentas que se manejaron en Estados Unidos provienen de IP’s en México.

No estamos hablando de posibilidades teóricas, sino de intentos de intervención reales que no parece que estuviéramos en condiciones de contener. Resulta paradójico que algunos se hayan preocupado de que, por ejemplo, Donald Trump haya dicho que había “candidatos buenos y otros no tan buenos” en las elecciones de nuestro país y que lo hayan visto como un ejemplo de intervención, pero que no les preocupe en lo más mínimo la posibilidad de que esa intervención se dé, en forma directa, en las redes sociales y en la comunicación cotidiana, como ya viene ocurriendo. La cantidad de información falsa en cualquier sentido que ya circula en las redes sobre las elecciones es enorme y hay de todo: desde entrevistas manipuladas hasta videos con información lisa y llanamente inventada. El caso del video de La niña bien es sólo un ejemplo de ello.

Todo esto es también parte de un sistema electoral tan engañoso como ineficiente. La enorme cantidad de spots regalados a los partidos, con un contenido, generalmente, más que pobre, y la prohibición de que los ciudadanos o las asociaciones civiles pueden intervenir en la publicidad electoral, lo que han provocado, entre muchas otras cosas, es que la gente sea mucho más sensible a la publicidad (fake o no) de las redes sociales, que no tienen limitación alguna, que a la que se transmite a través de los medios de comunicación.

Relacionado...  Trump en la mira de un juicio político

Se trata de normas políticamente perversas que en lugar de consolidar y liberalizar el sistema electoral lo terminan degradando.

Ya hemos tenido varios llamados de alerta sobre la intervención y la manipulación de redes en el proceso electoral. En una semana comienzan formalmente las campañas y todo indica que estamos tan desprotegidos ante esa intervención externa como en el pasado.

No olvides dejar tus comentarios al final del artículo.


Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *