WhatsApp y los mexicanos en tiempo de crisis

WhatsApp y los mexicanos en tiempo de crisis
Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El martes 19 de septiembre todos los medios de comunicación impresos y radio, hablaban del aniversario del sismo del 85 en la ciudad de México, había gran expectativa del simulacro que se realiza cada año en la mayoría de las dependencias de los tres niveles de gobierno. Poca gente le toma el interés y la importancia de lo que implica un simulacro de evacuación.

Eran las 13:00 horas aproximadamente, cuando empezó a vibrar la tierra de una forma atípica, el concreto se movía, los automóviles empezaban con su sinfonía de alarmas encendidas, las mujeres entraban en pánico, los hombres con rostros de estupefactos, los niños con un miedo de no saber que estaba pasando, los edificios caían y otros se tambaleaban como si fueran parte en una maqueta.

Después que pasó el pánico, todos corrimos a nuestro fiel amigo que nos acompaña hasta en el baño para poder hacer nuestras necesidades leyendo el face, el whats o volver a observar alguna foto de nuestro archivo.

Muchos mexicanos, tomamos nuestro celular en mano y empezamos a llamar a nuestros seres queridos, no había señal, todo estaba bloqueado, no sabíamos que la magnitud del sismo había ocasionado tal desastre en varios estados de la república.

Al no contar con línea telefónica en los millones de celulares, empezamos con la herramienta del whatsapp, escribimos y escribimos a las personas que son importante en nuestras vidas. Empezaron a llegar los videos, entre ellos el de Xochimilco, el de la joven vestida de negro que cae por los movimientos sísmicos en medio de la calle y el edificio de enfrente se desploma o el video donde se observa desde un edificio como se desploman las construcciones y causa una gran nube de polvo.

Relacionado...  Facebook: instrumento de operación política

Fue a partir de ese momento, que algún despistado mandó una imagen del famoso negro de whatsapp, donde se leía: “Lo sintieron”. A los pocos minutos algún ciudadano con facilidad de crear imágenes, empezó a circular iconografías con la leyenda que “no era el momento de hacer broma de la tragedia y que fuéramos respetuosos de dolor y del sufrimiento.

Un milagro había pasado, los mexicanos nos unimos en miles de imágenes y videos de fortaleza, de respeto, de orgullo, de fe y de solidaridad. Qué había pasado, para que los mexicanos olvidáramos por una semana, las imágenes pornográficas, los videos sexuales y los sonidos alarmantes de una mujer quejándose sexualmente.

Del 19 al 26 de septiembre, fueron siete días de respeto en nuestro whatsapp, donde los mexicanos honramos la unidad mexicana. Fueron siete días donde prevalecieron las imágenes, videos de fe y de perdón a Dios, estos siete días, nos dieron una muestra de un milagro, donde los mexicanos nos olvidamos de la pornografía.

A partir del 26 de septiembre a la fecha, mi celular se volvió a llenar de imágenes que despiertan el lívido y volvimos a la dinámica de compartir esas imágenes de pecado carnal. Pero ello, no es indicador que los mexicanos somos pecadores, perversos y mal intencionados, al contrario, los mexicanos demostramos que somos respetuosos de los acontecimientos difíciles y sabemos comportarnos a las circunstancias que se nos presenten con una solidaridad, que solamente los mexicanos traemos en nuestro ADN.

Quienes no nos respetaron esa semana de fe, de apoyo y unidad mexicana, fueron los creadores de Frida Sofía, esa acción es peor que la pornografía que compartimos.

Relacionado...  El presidente Trump sabe tuitear

Si tienes un comentario no dudes en dejarlo al final del artículo.


Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *