Desprincesamiento, cambiando la forma de pensar

Desprincesamiento, cambiando la forma de pensar
Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Vivimos en una sociedad donde nos educan desde la niñez a creer en un príncipe azul, etiquetamos a nuestras niñas llamándolas mis princesas y les ponemos continuamente esas películas donde toda princesa espera su príncipe azul al rescate de cualquier adversidad, hay que recordar que todo lo que ven nuestros hijos influye en su comportamiento, y es que analizando estas películas nos muestran esos roles y etiquetas que nos han puesto como mujeres, como por ejemplo las princesas son sumisas en espera de un príncipe inteligente, valiente y apuesto y lo vemos en la realidad cuando la mujer espera casarse, dedicarse a su hogar y a atender a su esposo e hijos; ¿Dónde quedan los proyectos, las aspiraciones profesionales de la mujer?, se trata de deconstruir el rol que se nos ha asignado, dejar de ser pasivas en espera de tener una posición en la sociedad machista que impera, y siguiendo con el cuento de hadas agreguemos un final a estas historias un “Y VIVIERON FELICES PARA SIEMPRE”.

Nuestras niñas crecen con la idea de que todo será perfecto, pero se nos olvida una cosa, que vivimos en una sociedad donde ocho de cada diez mujeres sufren violencia de cualquier tipo recordando que la violencia no solo es Física, que existe la violencia Psicológica, Patrimonial, Sexual y Económica, y la única herramienta que le podemos dar a nuestras niñas para vivir una vida libre de violencia es empoderarla para que ella pueda detectar la violencia desde un inicio, de esta forma prevenir violencia en el noviazgo, violencia Familiar y en el último de los casos un feminicidio, empecemos a cambiar nuestro vocabulario “MI PRINCESA” por “MI GUERRERA”, porque es importante inculcar que las mujeres eso somos unas Guerreras independientes, libres de decidir, de conocer cuáles son nuestros derechos y poderlos exigir, es fundamental que nuestras niñas estén conscientes de esto, en la actualidad diversas instituciones Gubernamentales como asociaciones civiles preocupadas por el tema imparten talleres de DESPRINCESAMIENTO a niñas que van de los 4 años a los 14 años con la finalidad de empoderar a nuestras niñas; mi reconocimiento para todas esas mujeres que aportan un granito a esta lucha diaria para dejarle a nuestras niñas una sociedad donde los hombres y las mujeres tengamos las mismas oportunidades.

Relacionado...  Las mujeres al Poder

LIC. HERLINDA MAYERY MOTA RODRÍGUEZ
ABOGADA DEL INSTITUTO MUNICIPAL DE LA MUJER DE TAXCO DE ALARCÓN GUERRERO

No olvides dejar tus comentarios al final del artículo.


Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

9 Comments

  • Lesly Tornez

    Muy buen articulo, lamentamente vivimos en una socidad donde existe el machismo y nos hacen que creer que las mujeres no tenos el mismo derecho que los hombres!

  • Rocio Cabrera

    Estoy de acuerdo. ..si bien decir princesa es quizá muestra de cariño, pero decir” Guerrera”, es darle animo, impulsarla a seguir a valorarse, es elevar el autoestima..,una palabra fuerte., pero correcta , no engañas a vivir en un mundo de fantasía…..y es lo que somos las mujeres , unas Guerreras….

  • Blanca mota

    Palabras que nos hacen pensar y deben motivarnos a actuar, de la educación de los padres depende mucho evitar este tipo de problemas, ” no apoyamos la violencia”

  • M.fernanda

    Es verdad que así crecemos todas las mujeres y que soñamos con nuestro “príncipe azul” y en cuentos de adas,cuando en realidad nada es así, y si nosotras las mujeres somos unas GUERRERAS…Que bien que existan personas como tú que nos hagan darnos cuenta de las cosas,saludos…!!!

  • Armando Ocampo

    Excelente reflexión, aunque muy difícil evitar decirle a mi niña Mi Princesa, pero nunca es tarde para empezar a preparar el camino para educar e influir en los hijos y pensar que hijos le dejas al Mundo!!!

  • Marina Gutiérrez

    Es cierto en el afán de demostrar el amor a nuestras hijas, tratamos de sobre protegerlas y mimarlas haciendo con esto que sean mas dependientes y frágiles, llegando a ser presa fácil de los abusadores, si bien es cierto que debemos de cambiar la forma de pensar y formar guerreras, también debemos de formar guerreros hombres en toda la extensión de la palabra que entiendan que tanto mujeres como hombres tenemos los mismos derechos. porque finalmente quienes pasamos mayor tiempo y educamos tanto a niñas como a niños somos las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *