Acontecimientos que fortalecieron la democracia en América Latina

Acontecimientos que fortalecieron la democracia en América Latina
Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Este año se conmemoran 100 años de la Reforma de Córdoba (Argentina), y 50 años del Mayo francés, la Primavera de Praga, y el movimiento estudiantil de México. ¿Qué tienen en común estos hechos? Ser parte de olas democratizadoras producidas, durante o posteriores a las dos guerras mundiales.

El Siglo XX comenzó a tambor batiente, no sólo con conflagraciones armadas, sino también con revoluciones y luchas sociales con sentido democratizador. En América Latina, la Revolución Mexicana de 1910 fue el gran hito transformador, aunque en otros países se dieron cambios trascendentes. En Argentina, el triunfo electoral (1916) de Hipólito Yrigoyen, de la Unión Cívica Radical, rompió 35 años de hegemonía del Partido Autonomista Nacional, e inició la transición democrática. En 1918, los estudiantes cordobeses se rebelaron contra el control clerical de la universidad, realizaron una huelga general que motivó una intervención gubernamental a su favor. El resultado fue el cogobierno, los concursos de oposición, la libertad de cátedra, la gratuidad y la extensión, entre otros rasgos que configuran la autonomía universitaria, y que luego se extendería a otras naciones latinoamericanas, incluido México (1929).

Como parte de la segunda ola nacionalista y democratizadora mundial, en los cincuenta y sesenta cristalizaron gestas independentistas, revoluciones socialistas, luchas por los derechos civiles, revueltas estudiantiles, entre otros movimientos contraculturales que veían posible la liberación nacional y social. En la universidad de Nanterre comenzó la gesta libertaria juvenil contra el autoritarismo universitario y gubernamental, el imperialismo, el capitalismo y el sistema en general. Se extendió al resto de Francia (la represión policial sólo atizó el fuego), a la que se unieron sindicatos y partidos de izquierda, y desembocó en una huelga nacional, con la participación de 10 millones de trabajadores, que paralizaron el país. El gobierno de Charles de Gaulle se cimbró, aunque sofocó la rebelión, al pactar con los sindicatos (acuerdos de Grenelle), disolver la Asamblea Nacional, y convocar a elecciones anticipadas. La creatividad y energía libertarias del Mayo francés inspiró a otros movimientos estudiantiles y democratizadores, y al desarrollo de nuevas visiones del mundo como el ecologismo y feminismo).

Relacionado...  La seriedad como personalidad de liderazgo

Dentro del mundo socialista, en Checoeslovaquia, Alexander Dubcek desde la dirección del Partido Comunista intentó implantar “el socialismo con rostro humano” que consistió en una liberalización política (acabar con el partido único y la censura, liberación de presos políticos, mayor democracia partidaria) y social (igualdad nacional entre checos y eslovacos, derecho de huelga, sindicatos independientes). Las reformas fueron mal vistas por la URSS, y Brézhnev presionó a Dubcek para frenarlo. Éste se negó, y en agosto del 68 tropas del Pacto de Varsovia invadieron y frustraron el experimento democrático. Dubcek fue destituido, pero la Primavera de Praga reveló la bancarrota del modelo socialista al estilo soviético.

El 2 de octubre se produjo la matanza estudiantil de Tlatelolco por el gobierno de Díaz Ordaz, momento culminante de una gesta que protestó contra la represión y el régimen autoritario. Pese a lo moderado de las demandas, el presidente no toleró el desafío a su “investidura” y al sistema político, lo reprimió ante la inminencia de los Juegos Olímpicos. No obstante que fue violentamente sofocado, este movimiento es el origen del proceso democratizador actual en México.


Comparte en tus redes
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *