1989 la Quina, 2013 la Profa. Elba Esther, 2018… ¿Quién será?

1989 la Quina, 2013 la Profa. Elba Esther, 2018… ¿Quién será?
Comparte en tus redes
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

Concluidos ya, de manera formal, los trabajos de la LXIII Legislatura federal y, obvio, el gozo de fuero por parte de sus 628 integrantes, la atención y mirada de no pocos comenzaron a dirigirse hacia el impresentable priista Carlos Romero Deschamps, exsenador, a quien propios y extraños identifican como el “objetivo ideal y primero” de la campaña anticorrupción que, a manera de bandera de su gestión por iniciar, enarbolan Andrés Manuel López Obrador y sus más cercanos.

Y esto, no porque se piense que el “lanzamiento” de la referida campaña requiera de una suerte de golpe de mano del mandatario —un quinazo que de entrada la próxima titular de Energía, Rocío Nahle (inexplicablemente) descartó— para tomar impulso o, menos, que le falte un chivo expiatorio que la justifique, sino, a decir verdad, porque sólo para quien no desea ver la escandalosa corrupción del dirigente del estratégico Sindicato de Trabajadores Petroleros desde la década de los noventa (1993), es imperceptible…

Más, cuando al amparo de la anunciada cruzada anticorrupción de la próxima administración han surgido o cobrado (nuevo) impulso dos movimientos antiromeristas al menos que, con (supuesto) apoyo informal al interior de Morena y el entorno del tabasqueño, consideran, estar hoy en condiciones óptimas para remover y, eventualmente, indiciar y hasta sancionar penalmente a su dirigencia que, un día sí y otro también, exhiben supuestas o reales pruebas de sus ilegales excesos.

Es verdad, y eso hay que destacarlo, que si bien en más de una ocasión el tabasqueño y sus más fieles han hablado de amnistía y de que la próxima administración sexenal no alentará cacerías de brujas, tanto aquel como sus más cercanos, han dejado en claro que aquello del “perdón sí, no olvido” aplicará para quienes han ofendido a la sociedad por sus acciones delictivas, ello no ocurrirá igual en el caso de los corruptos que, amparados en posiciones de poder, han acumulado fortunas exorbitantes.

Relacionado...  Así es la política... hoy eres jefe, después el consentido y al último el olvidado

Es por eso entonces que el nombre y la permanencia o eventual retiro —indiciado o no— de Romero Deschamps y los suyos son no sólo objeto de atención por parte del venidero régimen sino, incluso, motivo de consideraciones de índole política-política.

En breve, más de lo que se cree, muchas de las interrogantes existentes ahora tendrán respuesta…


Comparte en tus redes
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *